miércoles, 20 de septiembre de 2006

Detectives nocturnos ( II ): La trágica fiesta de Chataine Avenue

Los hechos que relato hoy sucedieron en un barrio periférico de París, en una casa perteneciente a una de las avenidas más lujosas y acomodadas de la ciudad de la luz.
Que maravilla la anchura y grabado de sus aceras, el gusto arquitectónico de los propietarios de las casas a la hora de restaurarlas, sus jardines, sus piscinas,...esos árboles que alineados en una fila a cada lado de la calle recorren el largo pasillo que conforma la avenida conformándolo en un bello lugar para vivir.
Eran las 02:52 horas de la madrugada en el reloj de bolsillo de Laurent Guiguian, sargento de policía del distrito, cuando regresó a casa después de una copiosa cena con su mujer en la celebración de su quinto aniversario de boda y recibió la llamada de la gendarmería en el teléfono fijo de su domicilio, su mujer, Lorett, fué quien descolgó;
-Buenas noches, perdone las horas, pero se trata de algo urgente, llamamos de la gendarmería, ha habido un asesinato en el nº15 de la Chataine Avenue, se trata de una chica de 18 años....
-Un momento, replicó Lorett acelerada, ahora mismo aviso a mi marido.
-¿Es que no me van a dejar en paz ni siquiera hoy?-Increpó Laurent malhumorado.
-Disculpe señor, pero se trata de un asesinato en una fiesta privada en casa de los señores Keme Doama!
-Los señores Doama!, ¡si estan de vacaciones en Uganda!, esta usted seguro, oficial?
-Me temo que sí señor, se trata de una chica joven, ha habido una fiesta, no sabemos mucho más..
-Esta bien, envien cinco coches patrulla y acordonen la zona, voy para allá.

Laurent estaba completamente desconcertado conduciendo a velocidad suicida a lo largo del concurrido París veraniego, no en vano, el señor Vamba Kome es propietario de una inmensa cadena de tiendas de ropa en toda Francia. Se convirtió en uno de los hombres más acaudalados del país en escasos trece años, una vez se vino con su familia desde Africa. La noticia iba a traer cola, y precisamente, tenía que ocurrirle ahora que su capitán se encontraba tambien de vacaciones en Italia, estaba al frente del asunto, y no podía perder la oportunidad de demostrar su valia.
Todavía le quedaban dos kilómetros para llegar a la casa y las sirenas, las luces y las caravanas móviles de la prensa marcaban claramente la zona en medio de la otrora relajada vida del barrio a dichas horas intempestivas.
Una vez salió de su coche y se abrió camino entre la maraña de periodistas, fuerzas de seguridad y curiosos viandantes, entró en la zona acordonada, y el teniente Janvion al tiempo que le acompañó al interior de la casa, le informó:
-Mi sargento, lo sucedido es lo siguiente; la hija del señor Kome, Halaya, dió una fiesta aprovechando la ausencia de sus padres . La víctima se llamaba Justine .Fué la misma chica asesinada la que dió la llamada a la gendarmería, pero no pudo articular palabra, pues estaba impedida, y tras localizar la llamada y comprobar el domicilio que se trataba hemos venido raudos a ver que ocurria. Una vez hemos entrado los otros seis componentes de la fiesta no parecían saber nada de lo sucedido, es más, he sido yo mismo quien encontró el cadáver en una habitación del piso de arriba.
-¿Se sabe de que murió?
-Pues ha tomado una sustancia llamada omecea, muy propia de países africanos, donde es utilizada para la caza de reses. Una vez es ingerida, forma un taponamiento en la garganta que no permite la respiración y mata a un ser humano en unos cinco minutos.
Aquí ya sabe que en Francia esta prohibida, y en nuestras comprobaciones, la hemos encontrado en un frasco en una estantería del señor de la casa en el comedor.
-¿ha interrogado a los chicos?
-Si, uno por uno y en solitario. Todos parecen decir la verdad. Hay dos chicas, Halaya y Mónica, y cuatro chicos, Stefan, Luk, Jeromme y Claude.
-¿Todos dicen que no vieron nada?
-Bueno, Stefan afirma que Halaya y el estaban en la cocina y que no vieron ni oyeron nada. Claude esta completamente ebrio , Luk comentó que Monica y Jeromme se ausentaron unos minutos, y Jeromme, que era el novio de Justine, afirma que en toda la noche no se despego de ella más que en el momento que subió arriba para ir al servicio.
-Vaya rompecabezas, dijo el sargento, quiero ver el cadáver.
Los dos hombres subieron al piso de arriba y entraron en la habitación donde estaba todo exactamente como lo había encontrado el teniente. La chica estaba en el suelo, con la cara enrojecida por la asfixia, el teléfono descolgado junto a ella, un vaso de cristal en un extremo de la habitación, tambien en el suelo, así como parte del contenido esparcido.
-Parece que ha sido un suicidio, dijo el teniente.
-Puedes decirme por favor, Janvion, que textura y propiedades tiene esa sustancia africana, la...omocea?
-Pues sí señor, es roja, de textura granulada muy fina, como el azúcar, y de fermentación muy rápida al contacto con el agua, lo que le provoca una fuerte humareda y olor inmediatos.
-Bien, bien, bien....no encuentra aqui nada en esta habitación que le llame la atención, teniente?
-Pues no señor, hay una cama, un armario, una mesa de estudio, una mesa con televisor, lo normal en una habitación.
-No le llama la atención nada en especial??, fíjese en los pequeños detalles.
-Pues, continuó el teniente, hay un mapa en la pared, una lámpara, ropa encima de una silla, un poster de U2, libros ...
El sargento se agachó para examinar el cuerpo.Una vez levantado el brazo de la joven, descubrió una inscripción en el suelo echa con lápiz, muy fina. Ponía lo siguiente:


1) París-Londres-Amberes-Oslo-Budapest
2) París-Oslo-Budapest-Roma
3) París-Londres-Amberes-Oslo
4) París-Londres
5) Berna-París-Londres-Oslo
6) París-Oslo-Budapest-París

-Que diablos es esto?-se asombró el teniente
El sargento se levantó, se paseó por la habitación, y deteniéndose esbozó una sonrisa. Que fué seguida de un serio rostro para dirijirse a su inferior.
-Janvion, ya se quien ha matado a Justine, necesito que me traigais aqui mismo a esa persona. No podrá mentir. La tenemos pillada. Pobre chica, dedicó sus últimos minutos de vida a culpar a su asesina.... Vaya muerte más terrible.
Janvion llevó a quien el sargento le dijo y después de un tercer grado persuasivo cantó todo lo que había echo. El análisis de la ropa de la persona asesina desveló restos del humo de la sustancia y corroboraron la culpa.
¿Quien mató a Justine?
¿Como lo averiguó el Inspector Guiguian?

A ver que tal se os da esta vez, contestaré a todas las preguntas contestables que querais hacer. Buenas noches.

7 comentarios:

El usuario anónimo dijo...

¿No habría sido mucho más rápido escribir Mónica en el suelo...?XD
(uniendo las capitales con trazos...)
Muy bueno el relato

sett dijo...

Ayy como me gusta que siempre descubras el pastel a primeras de cambio...de verdad que me encanta.
Bueno,en fin,la explicacion por la que no puso "Monica" en el suelo es porque si Monica llega y ve eso lo borraría.
Al poner el mensaje en clave podía pensar que eso ya estaba ahi de antes, pues no era su casa.
La próxima vez te aseguro que no lo vas a descubrir.Palabra.
Por cierto, gracias por el piropo final.

Dr,Gonzo dijo...

Mmmm que bueno su relato. A mi si no es por el muchacho que opino anteriormente no creo que diera con el tema.Excelente.
Una cosa más, vos sabeis si existe realmente esa sustancia africana? Si no existiese da igual,es un gran recurso del relato.
Felicidades, y espero veros encarnar más historias en la computadora.Xao

Mr Roboto dijo...

Apuesto lo que sea a que el usuario anónimo es pariente de Sherlock holmes :)
Coincido con el/la un relato muy bueno si señor

mimismidad dijo...

Hola, Sett. Conque Poe, ¿sabes el miedo que pasé leyendo EL CORAZÓN DELATOR? ¡Qué angustia, por Dios!

sett dijo...

Imagino que lo dices por el perfil.
A mi me gustó mucho la historia del señor baldemar

Anónimo dijo...

Raziel: pues aun no consigo entender eso de las capitales ademas Amberes no es una capital pero da =...
me podrian explicar exactamente como es eso de unir las capitales con trazos para q diga monica por favor