jueves, 22 de marzo de 2007

Hay bromas que son pesadas

Hoy amigos,entendereis que Luciano se pasó un pelin.Su vecino Armando le gastó la tipica broma que todos hemos hecho alguna vez,de aporrearle desesperadamente la puerta de su casa con media cara afeitada y la otra media cara sin afeitar y llena de espuma,gritando :"el lobo,que viene el lobooooo".Luciano se tiró dos horas por el pueblo adelante escapando del supuesto lobo y alertando a los vecinos,hasta que Armando les comentó la historia,lo que provoco el despiporre y cachondeo más grande jamás recordado.

Luciano entonces,ante ese ridículo tan espantoso,advirtió a su vecino que iba a devolverle la bromita,y que no descansaria hasta conseguirlo.

Hace unos dias,Luciano puso una nota diciendo que los setos de su jardin se habian enterado que Armando era gay,y que se le estaban insinuando todo el dia.Ahora los vecinos curiosean para saber si es cierto.




La cara de Armando no parece ser la de alguien que esta dispuesto a decirle a Luciano: "pelillos a la mar,ya estamos en paz"

4 comentarios:

Arual dijo...

Hay que saber aceptar las bromas cuando uno hace uso de ellas... pero es tan rematadamente difícil, jeje!

Raquel dijo...

XDDDDD Me has dao una idea, jeje

Mae Ferlo dijo...

ja ja ja. que buena foto. Este sett... Pues a mi me gusta gastar bromas, pero nunca me paso porque no me gusta que luego lo hagan conmigo. (como dice arual)
un besillo.

oktomanota dijo...

jajajaj que buenoooooooo menuda bromaaaaa , ya me ha alegrado el dia