sábado, 7 de octubre de 2006

Relatos nocturnos ( II ): Los atributos carnales de mi tía

Tengo 22 años y soy estudiante. En la actualidad vivo en el piso de mi tia. Ella tiene cuarenta y dos años, es de estatura normal y algunos la califican de llenita de formas, aunque para mi es una hembra de exuberante y carnal madurez. Exuberante en todo: en sus tetas, dos inmensas bolas de carne que son una bendición de la naturaleza, en sus muslos y en sus carnosas y divinas nalgas, duras y apretadas a pesar de su volumen como las de una jovencita. No es de extrañar, que desde siempre haya estado obsesionado con los atributos carnales de mi tia.
Cuando era un adolescente tenia costumbre de pasar el mes de julio en su casa, todos los años, pues mi tía, que esta soltera, siempre se quejaba de sentirse muy sola. Todo empezó un día de verano( yo tendría 18 años), ella me sentó sobre sus rodillas. Llevaba puesto un jersey de pico, sin camisa debajo ni sujetador, por lo que las abundantes mamas casi le rebosaban por el escote. Yo le metí la mano en el tentador y profundo canal.Casi sin querer, fui bajando la mano hasta encontrarme con el tremendo pezón. Entonces ella, toda escandalizada, reaccionó .Se levantó de golpe y empezó a regañarme, diciéndome, como si fuera un niño pequeño, que eso no se hacía y que nunca más se me ocurriera volver a tocarle los pechos.
Por ese año la cosa quedó ahí. Pero a medida que transcurría el tiempo mi deseo hacia ella crecía más y más. Dos veranos después, y a mis 20 años, adopté la táctica de dormir en la cama completamente desnudo, procurando que cuando ella viniese a despertarme me destapara y pudiera contemplarme en plena disposición hacia ella, completamente entregado, mientras me hacía el dormido. Pensé que era un buen plan para incitarla, pero ante mi desesperación , ella o no me destapaba nunca más abajo del pecho, o ni tan siquiera se acercaba a la cama.
Una noche fui a su cuarto a avisarla que iba a salir a dar una vuelta. Al abrir la puerta, la sorprendí desnuda de cintura para arriba, buscando el camisón. Al verme, intentó taparse con los brazos sus enormes melonazos, lo cual era imposible por completo. Yo me quedé hipnotizado por tan celestial visión. Era la primera vez que veía sus pechos desnudos: enormes, blanquísimos y con los pezones grandes y carnosos.
Toda sonrojada, me pidió que me fuese, y yo, embobado, obedecí. En los dias siguientes no se hizo mención alguna a la escena, pero yo ya no podría quitármela de la cabeza más. Se había convertido en mi obsesión..
Los meses de otoño, invierno y primavera hasta el verano siguiente , lejos de hacer de barrera y distanciamiento temporal, fueron un sin control continuo, estaba ya decidido a tirarme a mi tía en verano costase lo que costase. De ese verano no podía pasar.
Llegué a casa de mi tía el verano pasado, o sea, con 21 añitos ya, con mis objetivos bien marcados. Cuando llevaba allí un día escaso, por la mañana, mi tía arreglando mi habitación, descubrió una revista erótica en mi cajón. Yo estaba desayunando tranquilamente y la oí llamarme toda alterada. Al entrar en mi habitación la ví mostrándome la revista en su mano.
Me preguntó el motivo de leer esas guarradas. Yo entonces le dije que necesitaba desahogarme, que estaba en una edad de revolución hormonal, que todos los días la veía y se me caia la baba y que deseaba sentir su cuerpo y poseerlo, y que llevaba mucho tiempo deseando dar rienda suelta a toda mi pasión sobre ella.
Su reacción fue de darme un bofetón, y empezó a gritar contra mí. Entonces, guiado por un impulso frenético, la abrazé y la tumbé en la cama y empecé a besarle el cuello, la barbilla, las orejas,...hasta que dejó de forcejear. Hubo un momento de duda, no sabía si ya la había convencido, entonces deslizé mi mano por debajo del camisón al medio de sus piernas y comenzé a acariciarla. Ella entonces se abrazó a mí y me empezó a alientar en el oído, vaya sensación de placer, vaya jadeos.
Al momento se levantó y se quitó el camisón ante mí. Era la imagen más soñada en mi vida, sus inmensas tetas al descubierto, sus piernas de amazona tersas y carnosas a mi disposición.
Me cogió de una mano para que me levantara y me bajó los pantalones. Parecía maravillada de ver mi polla tiesa y dura. La forma y la intensidad en la que la besaba me daban la certeza de que jamás había podido tocar a un hombre, y estaba desbocada y sin control. Yo no aguantaba más y me lanzé sobre sus desazonadores atributos, así que la tumbé en la cama y comencé a devorarle los pechos con desbordada pasión, ella empezó entonces a gemir como una descosida, yo estaba lanzado, y la ley de la naturaleza obró su sabiduría, me puse a hacerle el amor a impulsos salvajes, ella gritaba entonces, me apretaba la cabeza contra sus pechos hasta hacerme daño, aquello era un volcán a punto de estallar, y un minuto después se corrió en medio de un estrenduoso chillido, haciendo yo lo mismo segundos después.
Quedamos los dos abrazados temblando una media hora larga, sin saber que decir, sin mediar palabra, cuando comenzamos a hablar me confesó que jamás imaginaría que eso pudiera pasarle a ella, y que estaba fuera de sí, y que nunca habia estado con un hombre, y que habia pasado el mejor momento de su vida conmigo.
Ese mes fué fantástico, hacíamos el amor todos los días sin fallar uno y a veces dos o tres veces en el día, apenas salímos de casa en todo ese tiempo. Cogímos mucha complicidad enorme y nos enamoramos.
Al acabar el verano volví a casa de mis padres para hacer exámenes de septiembre, pero me decidí trasladar mis estudios a una ciudad cercana de la casa de mi tía para instalarme definitivamente con ella.
Esta semana llevamos un año viviendo juntos en secreto de mis padres, y de prácticamente todo el mundo, tenemos una vida sexual llena de pasión y sensualidad, y quería escribirle para decirle que estoy muy feliz con ella.
Lo que pase en el futuro no nos importa, disfrutamos el uno del otro en el presente y no la cambio por ninguna.

16 comentarios:

david dijo...

Me dejas de piedra.Vaya relato.Te felicito.

SAYANES dijo...

muy bueno pableras ¡¡ yo tb me voy a meter en el campo erotico ¡¡ y pasar de pescaditos ¡¡

mimismidad dijo...

Qué cambio de registros, jajajaja

Duna dijo...

Acabas de demostrar tu capacidad para crear relatos eróticos...He disfrutado con él.

El padre Amador dijo...

El incesto es pecado hermando Sett, me aseguraré de que sea condenado al infierno.
Debí expulsarlo del colegio cuando aun estaba a tiempo, ha demostrado ser usted un pecador.

El usuario anónimo dijo...

Si Freud de pillase..no dejaba títere con cabeza... XD

canichu dijo...

Tacatá... ahí queda eso.

maty dijo...

Ste ya no m ha gustado tanto ves jajajja mucho hablas de esas tetas tan enormeeeeeeeeessssssss jijijji
Bsiñosssss

astromatto dijo...

¡Elogios, esto es una foto que le pone de buen humor, también cuándo el tiempo es nublado!

astromatto (Italia)

Simleo dijo...

las tias ya tienen confiansa lo que yo voy a hacerle a la mia es que si me puedo quedar en casa de ella y cuando ella este dormida le enpiezo a oler el cabello a tocarla suavemente la pierna mientras que ella esta dormida y no va a saber nada

Simleo dijo...

las tias ya tienen confiansa lo que yo voy a hacerle a la mia es que si me puedo quedar en casa de ella y cuando ella este dormida le enpiezo a oler el cabello a tocarla suavemente la pierna mientras que ella esta dormida y no va a saber nada

Anónimo dijo...

esta chido yo hice eso con mi tya pero no me la pude hace el amor por q se enojo con migo esta chido

Anónimo dijo...

Yo me coji a mi prima y todabia lo sigo asiendo aunke ella ya esta casada todabia seguimos asiendo el amor

Anónimo dijo...

Buena historia yo deseo tanto tirarme a mi tia

Anónimo dijo...

bacan

Anónimo dijo...

Tu relato esta muy bueno pero puede ser verdad pero tiene muchas fantasias mentirosas