lunes, 4 de junio de 2007

Tirando de memoria ( XII ):Aquellas fiestas de cumple de peque


Hoy he recordado aquellas fiestas de cumpleaños que celebraba cuando era peque,aunque no demasiado,digamos entre 7 y 11 años,donde con una gran dosis de ilusion,esperaba con el brillo en los ojos de la inocencia de un niño que dieran las seis de la tarde para que todo estuviera preparado y pudieran ir llegando los invitados a la gran fiesta!!!!

Las fiestas en mi casa no eran para nada especiales,eran del monton,como las de todos los niños ochenteros;tu madre preparaba minibocatas,chetoos,patatillas,aceitunas,globos,y mucha mucha coca-cola,los niños mejores amigos de tu clase venian con sus padres,te daban el regalo,comiamos un poco,y luego haciamos el indio y sudabamos toda la tarde hasta que anocheciera.

Aquellas fiestas tenian cosas que molaban;para empezar,ese dia podias beber toda la coca-cola que te diera la gana.Era una pasada,yo creo que hubo cumpleaños que me debí bajar 2 litros minimo,era como una droga,dioss,al final bebias por esto de que no te iban a reñir..asi me explico que no parabamos de mear ese dia!!!

Mi madre lo preparaba todo genial,habia musica...(Enrique y Ana,Los payasos de la tele,Miguel Bose...y "mami que sera lo que quiere el negro",que fue cancion del verano 5 años seguidos creo..),siempre me regañaba por beber coca-cola antes de que llegaran los invitados...¿porqueeee?-si al final de la noche voy a estar con sobredosis,dejameeeeee!


Los invitados,o sea,amigos con papis,iban llegando por partes,y yo iba recolectando regalos,los habia de dos tipos:los que yo respondia con un gracias,y los que no respondia nada.Los primeros eran los malos,por ejemplo,un pijama.Lo cogía,le daba la vuelta,y al levantar la cabeza decia gracias.Los que no respondia nada era porque molaban tanto que me iba a la habitacion corriendo a fardar con mis amigos del nuevo Roblock de tente que me trajeran o de la nueva caja de clicks de playmobil.

Luego,entre los niños invitados,estaba el "marginado".Era aquel niño que estaba en un cumpleaños sin ser del grupo que forman habitualmente los demas.Es decir,un niño que solo lo conocia el del cumple y de aquella manera.En mi caso estaba el vecino de arriba,que como tenia mi edad,y mi madre se llevaba bien con la suya...pues lo empaquetó en la fiesta.Ese niño no hablaba,no le gustaba la comida,ni los juegos y solia acabar con un chicle en el pelo a la noche.

Luego era tipico el niño que se mea por el,y que le tenia mi madre que dejar unos pantalones mios;l padre al que le ponen una multa por aparcar en zona prohibida y llega de mala hostia y crea la convesacion-base de los mayores ese dia;los dos niños que se pelean,y que provocan que la convesacion de los mayores cambie.A mi me jorobaba eso,porque siempre tenia que tener yo la culpa.Mi madre se veia en el compromiso de no poder defender a nadie en la pelea ante la presencia de los padres de cada contrincante,y descargaba en mi la ira:Pablo,no te dije que os estuvierais quietos de una vez???!!!!--A mi eso me indignaba,y provocaba que tambien yo berreara,lo cual acababa dejando frases mitiquísimas de esas fiestas:

-Son niños,coño,dejalos...(El padre del niño que ha golpeado a otro)
-Ya hablaremos a la noche (Mi madre,sin yo saber porque)
-Es que Pablo siempre tiene que tener la culpa de todo,no merece nada ( Mi padre)
-¿Estas bien,cariño?..(La madre del niño que pega al niño que recibe)

A veces los padres de los niños que se peleaban acababan discutiendo de lo lindo,y eso era la repera,ya que a veces,incluso el niño que recibiera el golpe era el hijo del padre que le habian puesto la multa en la calle.....(Esto es verdad,jajajaja)

Luego,las guarradas,cuando ya estabamos bien llenos de comer y beber coca-cola,empezabamos a hacer cosas como mezclar en un vaso:

-Un poquito de coca-cola
-Un poquito de kas limon
-Un poquito de kas naranja
-Un poquito de zumo de....
-Un poquito( jiji ) de cerveza del tipico padre que la dejo a medias en la mesa.

Aquello no lo bebiamos,pero debia tener reaccion de desprendimiento de gases,porque provocaba que nos escojonaramos de risa,parecia q estabamos de marihuana ,no me extraña que luego uno se meara siempre!

Cuando todos se iban,poco a poco,todas las madres me recordaban que yo ya era mayor,como todos los años (lo cual me hacia pensar..¿Y cuando tenga 30?¿Soy un anciano entonces? ),y los niños iban marchandose,sudorosos,con la camisa por fuera,algunos golpes...menos el vecino,que solo se iba con el chicle en el pelo.
Mi madre suspiraba,y con la paciencia de un santo iba recogiendo el salon,le esperaba una larga batalla de limpieza.Mi padre empezaba a arreglar la pata de la silla que rompia la madre gorda de algun amigo,que siempre rompia algo.Yo,como traca final a mi gran fiesta,me ponia a comer las sobras de patatillas y bocatitas que habia en la mesa,y le daba los ultimos lingotazos a la coca-cola hasta que caia de culo.

11 comentarios:

Mae Ferlo dijo...

De verdad...¿nunca has estado en una fiesta mía de cumpleaños? Es que la has descrito tal como eran. En la mía, lo que cambiaba un poco era el escenario, porque yo los celebraba en el comedor del bar de mi familia, que estaba justo debajo de casa.
La misma gente, los mismos juegos.. Todos los años venía Carlitos, el que era mi novio del cole, y yo siempre esperaba ilusionada su regalo.
Lo de los padres es lo que yo no entendía muy bien, pero también venían.
En mi caso, al que yo no invitaba, no era el mas callado, sino el que siempre me pegaba a mi, me tiraba del pelo, me despeinaba...año tras año, hasta que llegó el año en el que me volví y le pegué un guantazo. Pasó tanta vergüenza que ya no volvió a molestar..
Me he reido mucho, porque me has traido muchos recuerdos...
Lo de beber coca-cola, por ejemplo, es verdad que era el único día. Y lo de que lo guarreabamos todo tb, como las mezclas raras esas de coca_cola, fanta, cerveza...
Creo que era un ritual. Y es verdad que nos reíamos al hacerlo. Creo que porque nuestra intención era que alguien se confundiera y se la bebiese. Pero nadie caía.
Gracias amigo sett, por traer a mi mente estos recuerdos tan geniales. Besosss.

Mae Ferlo dijo...

Por cierto... He sido la primera, eoeooe. (y a segunda también)
Cuando yo era pequeña, deciamos...
Primero basuero, segundo rey del mundo, tercero pistolero, cuarto lagarto.... Y todos queríamos quedar segundos. Hasta en las carreras, nos frenábamos al final, para no entrar los primeros. Normal, es que eso de basurero a los niños como que no nos llamaba la atención, aunque si nos hubieran dicho lo que cobran seguro que nos hubiéramos pegado por entrar los primero. Besos.

Zar Polosco dijo...

Dichosos vosotros que habéis tenido fiestas de cumpleaños.

Yo nací el tres de enero. Fiesta no hacía porque estábamos de vacaciones de Navidad. Regalos no tenía porque enseguida venían Reyes.

Pocos días de mi cumpleaños recuerdo.

tortlon dijo...

Ummmm, cocacola con cerveza, ¡Mi preferida!

Arual dijo...

Xddd qué recuerdos Sett!!! Las mías eran también similares, en mi caso como vivía en un pueblo y eran los ochenta, mis amigos venían sin padres, allí a los cinco años ya éramos independientes y vágabamos solos de un lado para otro (ahora no ocurre que conste), así que la fiesta era genial, para mí, no para mi madre claro que la pobre se volvía loca con tanto crío suelto por la casa.
Eso sí, mi madre no compraba Coca Cola y en mis fiestas no había porque ella se empeñaba en que era malísima, aún ahora me lo sigue diciendo, pero daba igual porque en cuanto llegaban las fiestas de mis amigos me bebía toda la que podía, porque entonces no estaba mi madre solo la madre del amigo cumpleañero, jeje!!!

fernando dijo...

Reflejas muy bien como eran aquellas fiestas de cumpleaños. Lástima que ahora se han perdido. Me ha gustado mucho tu post.

Albret dijo...

Joder con el anuncio de Coca-Cola, ahora está todo el mundo con el rollo éste de la nostalgia (yo el primero).

Respecto al post en sí, decir que nunca he celebrado mi cumpleaños con una gran fiesta porque, al haber nacido un 31 de diciembre, pues no mucha gente estaba dispuesta a venir a mi casa. Bueno, eso y porque en el cole era un empollón y no tenía amigos, detalle sin importancia. Aunque bueno, ahora ya de mayor me aprovecho y cada año tengo barra libre, oeoeoe (véase el chiste, año nuevo y tal).

Y Mae, me hubiese gustado haberte conocido antes y así haber ido a una de tus fiestas de cumpleaños. Aunque probablemente me habría acabado peleando con Carlitos, pero bueno, así me habría curtido.

maty dijo...

Primooo jajajaj ya te lo he dicho y lo reitero... GENIAL!! jajja me ha encantado y me ha hecho reír, además de recordar miles de cumpleaños similares a ese!!
Lo de la Coca-cola ya no tanto, porque en mi casa eran permisivos con ella y la bebíamos bastantes veces la verdad...
Lo de terminar de comer y corretear x ahí, jugando a miles de juegos, como ibamos a engordar!!!!! k divertido era sisisiisis...
y en mi casa al ser tantos, había más cumples...
k recuerdos!!
me voy pa camita amore, gracias x posts kmo estes. Te pegan tanto...
Besiños

Mae Ferlo dijo...

Al: Nunca es tarde para que vengas a una fista de cumple mia.. Creo recordar que nunca has estado, verdad?
Cuando quieras hacemos una...
Y por que te iba a pelear con Carlitos, jooooooo, ;) besos Al.

Besos Sett.

Duna dijo...

Entrañable post, Sett, de los que me gustan porque me trasladas a esos tiempos...yo también tuve de esas fiestas de cumpleaños...en mi caso lo raro era ver niños, nada como ir a un cole de monjas. Y eran mis dos vecinos los unicos del sexo masculino, que además eran los 'añadidos'...

3'14 dijo...

A mí también me ha recordado alguna fiesta de cumpleaños vivida. Principalmente la de otros, las mías eran más aburridas porque no las recuerdo con tanta claridad, eso sí, recuerdo una en particular en la que tenía adosado el hijo de los vecinos que tan bien describes. A este, le pusieron a caldo un par de niños amigos míos del cole, le metieron miedo con un muñeco que había en mi habitación, desde aquel día, no quiso volver a venir a jugar a mi casa. No me gustó que se burlaran de él. Debían haberse puesto en su situación, él era el único que, a parte de a mí, no conocía al resto de los invitados, me pareció cruel la actitud de mis compañeros. Creo que debe ser en parte por eso que no me gustan las reuniones sociales con desconocidos, la repartición de roles es injusta y un mal trago para quien le toca ser el “repudiado”.